• ¿Nos vestimos para gustar, o nos gustamos para vestir?

    ¿Nos vestimos para gustar, o nos gustamos para vestir?

    La imagen ha cobrado mucha importancia tanto en mujeres como en hombres.
    El buen aspecto vale más que mil palabras. Cuanto mejor se siente uno con la ropa que lleva, más confianza tiene en si mismo. A la hora de vestir, se tiene que tener en cuenta el estilo de vida que se lleva. Si se ejecuta un puesto con responsabilidad, liderazgo y autoridad, la imagen debe reflejar capacidad, conocimientos y experiencia. Y te preguntarás: ¿De verdad que tan sólo con la ropa consigues esto?
    En algunos casos Sí.

    Hoy vamos a tratar uno de los temas que más se trabajan durante las sesiones de entrenamiento y en la que no se necesita ni una pesa, la Autoestima. Para empezar a cumplir los objetivos programados, es muy importante el trabajo mental, la planificación y el cambio de hábitos en la vida cotidiana. Si quieres sentirte bien, primero debes empezar a cuidarte y a pensar más en ti. Todo proceso de entrenamiento es el resultado de la voluntad propia.

    ¿Por qué no empiezas hoy a tomar las decisiones que te harán sentir mejor?

    - Vivir el día a día. Ocúpate de tu presente, haz tu mejor trabajo, organiza bien tu día a día para ir paso a paso y cumplir tus objetivos, entrena, dalo todo en el gimnasio, porque hoy es lo que realmente importa, y se trata del único tiempo en el cual disponemos del poder de experimentar, sentir, hacer, elegir y decidir.

    - Deja de decir “debería o tendría” y actúa. No te quedes en casa pensando en lo que podrías estar haciendo, o en como me gustaría estar o sentirme, ve, actúa, entrena, esfuérzate, ve directo hacia tus objetivos y no dejes que nada ni nadie te lo impida…

    - Deja de preocuparte siempre por los demás y piensa que primero eres tú. Para poder estar bien con los demás, primero tienes que sentirte bien contigo mismo, buscar tu mejor estado anímico, de salud, motivacional,…

    Sin duda el gran reto para sentirse mejor e ir a por los objetivos es ser capaz de conseguir una mejor autoestima y tener confianza en uno mismo.

    Entrenador-Coach-Deportivo

    Mejora tu Autoestima.

    1. Aprende a conocerte mejor. Para a pensar un momento en lo que realmente te preocupa o te alegra. No es una tarea fácil, pero si lo procuras hacer para emociones pequeñas, poco a poco lo podrás hacer para situaciones con más carga emocional. A través de tus reacciones emocionales, aprenderás a conocerte mejor, más allá de lo que creías que sabías sobre ti.

    2. Acepta tus límites. El siguiente paso es aceptarte tal como eres, en todos los aspectos de tu vida, tanto emocional, como personal, o incluso tu propio aspecto físico. A partir de aquí, si hay algún aspecto que te inquiete, piensa que tienes el poder de decidir.

    3. Intenta progresar siempre. Una de las mejores formas de sentirse bien es procurando mejorar los aspectos que no nos gustan y que podemos cambiar. No caigas en la trampa de la queja, si algo no te gusta, procura cambiarlo hasta que lo soluciones, intenta progresar siempre, no te conformes con el primer paso.

    4. Aprende a escoger los buenos consejos. Porque la opinión de los demás hay que saber escucharla y analizarla, aprender a escoger las opiniones positivas tendrá un mayor impacto sobre nuestra autoestima.

    Tú eres quién tiene el poder de cambiar.
    En la mayoría de las entrevistas entre deportista y entrenador, hay un tema que quizá no se le de la importancia que debería, y este es el trabajo de la motivación. La motivación puede definirse simplemente como la dirección e intensidad del esfuerzo. A la hora de practicar una actividad física o un deporte, la motivación permitirá una determinada intensidad en la práctica, una persistencia y un rendimiento.

    La motivación es una de las habilidades psicológicas más importantes de un entrenador, ya que es fundamental para alcanzar un buen rendimiento en sus deportistas.

    • Establecer objetivos realistas. Disfrutar de pequeños logros a corto plazo, realistas y que contribuyan a generar un estímulo, una autoestima para avanzar hacia una meta más ambiciosa.
    • Celebrar los progresos.
    • Divertirse y variar. Elegir actividades que contribuyan a hacer más recreativa y menos aburrida la práctica deportiva.

     

    _25A1516

    Porque la autoestima y la motivación se retroalimentan cuando se practica Actividad Física y Deporte.

    Porque practicar deporte aumenta la autoestima, la fuerza de voluntad y la idea que es posible alcanzar los objetivos propuestos. Además, también tiene un papel importante en la vida social, ya que practicándolo se puede compartir el tiempo con más gente y ayuda muchísimo a superar los problemas del día a día, a canalizar la ira y el estrés laboral y cotidiano.

    Cuando se lleva a la práctica una Actividad Física adecuada, se segregan en nuestro organismo hormonas encargadas de sentir bienestar físico:

    - Endorfinas: tienen un rol importantísimo en la recuperación, reducen el dolor, crean un estado de bienestar, potencian las funciones del sistema inmunitario, mejoran el humor, etc.

    - Serotoninas: denominada la hormona del placer, se trata de una hormona que influye en el humor, regula el sueño, el apetito y la presión.

    - Dopaminas: tiene muchas funciones en el cerebro, influye en el comportamiento, la cognición, la actividad motora y la motivación.

    De esta forma, podemos entender como la Actividad Física y el Deporte influyen sobre nuestra autoestima. Físicamente está demostrado, pero el trabajo diario conjunto con el entrenador, superarnos poco a poco e ir subiendo pequeños escalones, será el que vaya reforzando nuestra autoestima y confianza.

Deja tu comentario

Cancel reply
Share This