• LA ENFERMEDAD PERIODONTAL

    LA ENFERMEDAD PERIODONTAL

    Las enfermedades periodontales son patologías que afectan a los tejidos que sostienen los dientes, es decir, a la encía, al hueso alveolar, al ligamento periodontal y al cemento radicular. Son causadas por bacterias que se encuentran en la cavidad oral.

    ¿Cómo clasificamos las enfermedades periodontales?

    Podemos diferenciar dos tipos: la gingivitis y la periodontitis.

    La gingivitis es la inflamación reversible de la encía. Se trata de una infección superficial de la encía y si no la tratamos debidamente puede derivar en periodontitis. El sangrado y la presencia de cálculo (sarro) supragingival son las principales señales de alerta de esta enfermedad.

    La periodontitis se trata de un estadio clínico más avanzado. Ocurre cuando además de la inflamación sostenida de la encía hay una pérdida de los tejidos más profundos: del hueso alveolar, del ligamento periodontal y del cemento radicular. Esta pérdida es irreversible a diferencia de la gingivitis, y se crea un espacio debajo de los dientes donde se acumulan las bacterias, llamado bolsa periodontal favoreciendo la pérdida dentaria.

    periodoncia

    Causas de las enfermedades periodontales.

    Las bacterias que se encuentran entre la encía y el diente son la principal causa para la formación de la gingivitis. Para la formación de la periodontitis, además de la presencia de bacterias patógenas debajo de la encía, necesitamos algunos factores más para su formación:

    • Factores genéticos: hay personas que son más propensas a padecer enfermedad periodontal
    • Alcohol y tabaco: sus componentes tóxicos ayudan a la destrucción de los tejidos periodontales. Son un gran factor de riesgo que se puede evitar
    • Estrés: produce una disminución de las defensas que se traduce en afectación gingival
    • Algunas enfermedades como sobrepeso, diabetes, osteoporosis o infecciones frecuentes por virus, cambios hormonales, también son factores de riesgo
    • Medicamentos que producen aumento en el volumen o en la respuesta inflamatoria de la encía.
    • Mala higiene bucal: ayuda a la presencia de las bacterias en la cavidad bucal para que se empiece la formación de gingivitis, y si persiste, hasta la periodontitis.
    • Dientes mal colocados: ayuda a que sea difícil limpiarlos bien y a la cumulación de bacterias.

    ¿Cómo puedo detectar las enfermedades periodontales?

    Los síntomas de las enfermedades periodontales básicamente son estos:

    • Mal aliento.
    • Presencia de cálculo (sarro) supragingival que produce un cambio de coloración en los dientes, desde amarillento hasta marrón oscuro.
    • Sangrado persistente de las encías, incluso espontáneo.
    • Encías rojas e inflamadas.
    • Movilidad dental a causa de la pérdida del hueso de soporte.
    • Dientes sensibles.
    • Dientes que se ven más largos de lo normal por la retracción de las encías y la pérdida de hueso.

    ¿Cómo puedo evitar las enfermedades periodontales?

    La principal causa hemos dicho que son las bacterias que se encuentran entre la encía y el diente, por lo tanto, tenemos que evitar su presencia en la boca. Las podemos eliminar con una buena higiene bucal y tartrectomía (higiene profesional) una vez al año o cada seis meses, dependiendo de la cantidad de cálculo en la cavidad bucal.

    Para una correcta higiene bucal debemos conocer los dos tipos de métodos que tenemos:

    • Métodos mecánicos: incluyen el cepillo manual, hilo detal y cepillos interdentales.
    • Métodos químicos: colutorios bucales que ayudan al control de la placa bacteriana. Son complementarios a los métodos mecánicos, no los sustituyen.

    Nos debemos lavar los dientes después de cada comida, es decir, 2-3 veces al día y acudir una vez al año al dentista para una higiene profesional (tartrectomía). Es importante renovar el cepillo cada tres meses para su buen uso.

    Una vez tenemos la higiene bucal controlada, tenemos que evitar los factores de riesgo que hemos comentado antes: evitar el tabaco, alcohol, estrés, déficits nutricionales,…

    En cuanto a la relación con la nutrición, la Academia Americana de Periodoncia determinó que el 65% de los periodoncistas recomienda a sus pacientes consumir vitamina C, que tiene propiedades antioxidantes y reparadoras del tejido conectivo de la encía, además de calcio, que tiene una importante participación en la formación de hueso alveolar.
    Además, se ha demostrado una relación entre el déficit nutricional de hierro, folato y cinc, y la permeabilidad o integridad de hueso alveolar.

    Las investigaciones muestran que el incremento en los niveles de triglicéridos en los diabéticos no controlados está relacionado con pérdidas de dientes y recesión de las encías, síntomas de la enfermedad periodontal. La reducción del colesterol y de los niveles de triglicéridos, preferentemente a través de dieta y ejercicio, puede mejorar enormemente la salud oral de los pacientes diabéticos.

Deja tu comentario

Cancel reply
Share This