• El Control del Sobrepeso (Parte I)

    El Control del Sobrepeso (Parte I)

    La actual forma de vida ha introducido en las sociedades avanzadas factores de riesgo para muchas enfermedades. La mala alimentación, tanto por exceso de calorías ingeridas como por déficit de elementos nutritivos básicos y el sedentarismo están muy relacionados con la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Una nutrición correcta, junto con el ejercicio físico practicado regularmente y el seguimiento de algunas reglas de higiene de vida básicas (como evitar el estrés, el exceso de alcohol y el tabaco), son los pilares de una vida saludable. Además, la dietética deportiva es una parte importante de la ciencia de la alimentación y la aplicación de estrategias dietéticas específicas ha contribuido decisivamente a controlar estos factores de riesgo.

    La progresiva incorporación de hábitos de vida saludables y dietéticos y la mayor mentalización de los clientes que acuden a los centros deportivos han mejorado mucho las condiciones nutricionales. Sin embargo, como revelan las encuestas nutricionales, todavía se cometen errores dietéticos graves, a veces incluso voluntariamente, como los siguientes:

    • Desarreglos en el aporte energético global, con dietas insuficientes o excesivas.
    • Desequilibrios en la participación de los diferentes principios inmediatos.
    • Inadecuada programación horaria, con tiempos de ayuno prolongados entre tomas demasiado abundantes.
    • Alteraciones en el contenido en fibra, por déficit o por exceso.
    • Dietas poco variadas y excesivas en alimentos de origen animal (cárnicos) y escasas en legumbres y vegetales (verduras y frutas frescas).
    • Carencias o subcarencias de determinados componentes minerales (en especial, calcio y hierro) o vitamínicos (complejo B).
    • Insuficiente aporte de agua.
    • Exceso de alcohol.

    Hoy en día, la mayoría de los clientes que asisten a un centro deportivo llegan con la idea o el objetivo de disminuir su barriga o su peso corporal. Es muy típico oír las frases: “me gustaría disminuir la barriga”, “vengo al gimnasio para compensar las comidas”, “quiero reducir esta zona pero sin perder de otra”, “quiero definir sin perder masa muscular”,… Los profesionales de un Centro Deportivo, con perfiles de socios tan variados y diferentes, han de saber diferenciar bien los objetivos que tienen los clientes y orientarlos muy bien para su correcta consecución.

    La correcta valoración de la obesidad y del sobrepeso es muy importante y debe ser personalizada ya que cada cliente obeso tiene su perfil propio en cuanto a riesgo y a estrategias y posibilidades de tratamiento. En el centro, al cliente se le asigna un entrenador personal para empezar con el estudio nutricional alimentario y para preparar un plan deportivo adecuado como tratamiento.

    El entrenador personal ayudará al cliente a modificar los hábitos de vida incorrectos, dará el apoyo necesario y le motivará para seguir el plan establecido, potenciará su autoestima e intentará que su ansiedad disminuya, factor clave para lograr con éxito los objetivos marcados.

    Hay que diferenciar bien un objetivo de tipo estético de un objetivo real de salud. El Sobrepeso y la Obesidad no son ninguna tontería y los clientes deben de conocer muy bien sus causas y sus consecuencias. Son un problema de salud muy real, que por desgracia va en aumento desde la infancia a la edad adulta.

    Hoy aprenderemos a situar en la tabla nuestro Índice de Masa Corporal, valor que nos guiará y nos ayudará a valorar nuestro estado de salud.

    Clasificación según el Índice de Masa Corporal (IMC).

    Esta clasificación se basa en el establecimiento de un índice que relaciona el peso (expresado en Kg) con la altura (expresada en m) y elevada al cuadrado.

    IMC-formula1

    De acuerdo con el Consenso SEEDO’2000, de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, esta clasificación queda establecida:

     Valores límites del IMC:

    IMC < 18,5 Peso Insuficiente
    18,5 – 24,9 Normopeso
    25 – 26,9 Sobrepeso grado I
    27 – 29,9 Sobrepeso grado II (preobesidad)
    30 – 34,9 Obesidad tipo I
    35 – 39,9 Obesidad tipo II
    40 – 49,9 Obesidad tipo III (mórbida)

    > 50

    Obesidad tipo IV (extrema)

    Por lo tanto, si el peso es de 83kg y la altura de 1’85m, el IMC quedaría establecido en 24,2 (Normopeso).

    El IMC no deja de ser una guía básica. Hay que tener en cuenta nuestro % de masa muscular y nuestro % de tejido adiposo, y a partir de aquí, para realizar una correcta valoración del Sobrepeso y la Obesidad, realizaremos un Estudio Antropométrico.

    En el siguiente Post, se explicarán diferentes estrategias para ir reduciendo el % de grasa corporal y diferentes planificaciones deportivas para complementar esta ardua pérdida adiposa.

    Josep ausensi sobrepeso

    Atentos al siguiente post.

    J.A. COACH.

Deja tu comentario

Cancel reply
Share This