• ¿Conoces la Electroestimulación?

    ¿Conoces la Electroestimulación?

    La Electroestimulación está de moda, prueba de ello es la proliferación de franquicias que han aparecido en nuestro país en el último año. Muchas personas sedentarias a lo largo de este último año han escogido este sistema de entrenamiento para ponerse en forma, pero…

    ¿Todo el mundo puede usar un biotraje?

    Veamos primero en qué consiste la Electroestimulación Muscular.

    No se trata de una revolución o de un sistema mágico de entrenamiento como suele anunciarse por televisión. Es más bien la evolución de un complejo sistema de entrenamiento que hasta hace no mucho estaba reservado para la élite deportiva.
    Desde hace unos años, la Electroestimulación Muscular resurgió y recientemente se ha popularizado entre las personas que buscan reducir el tiempo dedicado a hacer ejercicio.

    ¿Qué es la Electroestimulación Muscular?

    La Electroestimulación Neuromuscular (EENM) se basa en impulsos eléctricos similares a los emitidos por el cerebro capaces de reproducir la fisiología natural de la contracción muscular en el momento en que por vía percutánea llegan a estimular el nervio motor.

    Estos impulsos son enviados por un generador de corriente constante capaz de compensar la inconstante impedancia de nuestro cuerpo (bioimpedancia eléctrica). Dicho impulso eléctrico llega a la motoneurona, situada normalmente en el vientre muscular desencadenando una acción muscular y, dependiendo de los parámetros (número de impulsos por segundo, duración de la contracción, duración de la fase de descanso, duración total del programa) con los que haya sido programada la corriente, producirá diferentes efectos como: relajar, aumento de vascularización, desarrollo de fuerza, hipertrofia, etc.

    bt_header_792x397px_Koffer_neu_neues_Geraet

    PROPÓSITO DE LA ELECTROESTIMULACIÓN (EMS): Reclutar el máximo número de fibras musculares como respuesta a un estímulo electroinducido.
    Para decirlo de una manera más técnica, es una simulación de un entrenamiento interválico de alta intensidad o HIIT (High Intensity Interval Training).

    Existe la Electroestimulación analítica y la global.
    En este caso, tratamos la Electroestimulación global o el biotraje, que según el programa escogido y la planificación deportiva, su uso variará según el objetivo de cada deportista.
    La Frecuencia: medida en Hercios (Hz), nos define el número de impulsos por segundo, cada impulso supone una sacudida muscular.

    Una de las grandes ventajas de la EMS es que es un sistema de entrenamiento que permite reclutar un % mayor de fibras musculares mientras se está realizando el ejercicio.

    En condiciones normales se puede activar del 70 al 90% de sus unidades motrices. Esto significa que mientras estamos en el gimnasio realizando un ejercicio por ejemplo de bíceps, hay una parte del músculo que no trabaja, si no que descansa. Por eso se aconseja hacer entre 2 y 3 series de cada ejercicio, para que esas fibras musculares sean reclutadas en las series posteriores y el músculo trabaje al 100%.

    Con la EMS se trabaja cada vez que se activa la sacudida muscular hasta un 100% con un considerable aumento de la intensidad. Durante 20 minutos, en cada fase de activación muscular, se trabaja el 100% de cada músculo activado, y es posible activar hasta 400 músculos a la vez, por este motivo, el cuerpo trabaja a una gran intensidad y en un período de tiempo corto, se trabaja lo que podríamos hacer en más de 1 hora de entrenamiento convencional.

    A esto se le llama optimización del tiempo.

    6

    ¿Entrenamiento para vagos? ¿Gimnasia pasiva?

    Como con cualquier otro método de entrenamiento, con la EMS pasa lo mismo. Si no se planifica correctamente, si no se incorporan las sesiones de trabajo junto a una programación personalizada, los objetivos no se llegarán a cumplir y aparecerán dudas sobre su uso.

    La Electroestimulación es un sistema de entrenamiento de la Fuerza y la Resistencia muscular, y hay que realizar correctamente la programación deportiva, teniendo en cuenta los objetivos de cada deportista para adaptar las intensidades y los tiempos, sin olvidar el trabajo multidisciplinar con el nutricionista, ya que los objetivos estéticos llegarán de la mano de ambas áreas.

    En muchos artículos están apareciendo inconvenientes sobre este tipo de entrenamientos, tales como se trata de un entrenamiento con movimientos involuntarios (gimnasia pasiva), o como que el músculo a la larga desaprende y se vuelve débil. Hay que conocer muy bien un sistema de entrenamiento para usarlo de forma eficaz.

    La EMS estimula de forma involuntaria la musculatura, pero el entrenamiento se lleva a cabo junto con movimientos voluntarios, ya que será de esta forma conjunta cuando músculos, tendones y articulaciones trabajen de forma óptima. Combinando diferentes ejercicios y diferentes técnicas, se trabajará toda la musculatura.

    Es inconcebible realizar las sesiones del biotraje con Electroestimulación sin realizar ningún movimiento voluntario.

    También hay que tener muy presente que la EMS no quema la grasa corporal, pero sí que estimula la musculatura tonificándola y aumentando el metabolismo corporal hasta pasadas 48 horas después de la sesión.

    Gracias a este efecto post entreno, el cuerpo mantiene un estado más activo, con tendencia a quemar calorías si la nutrición acompaña correctamente. Si la alimentación no es la correcta, el hecho de estar muy activado después del entrenamiento, no servirá para ir disminuyendo el % de tejido graso del cuerpo.

    La EMS no es una píldora mágica.

    Cualquier persona que se someta a un trabajo de alta intensidad debe tener una condición física mínima para evitar riesgos de lesiones o problemas de salud.

    Es necesario que haya siempre una supervisión para obtener el mayor beneficio del estímulo eléctrico. El Entrenador debe aconsejar correctamente al deportista que empieza con este tipo de entrenamientos, realizar correctamente las progresiones y realizar un asesoramiento personalizado. Es una máquina para la preparación física que tiene que ser controlada por un entrenador especializado que sepa valorar y que conozca las condiciones físicas de cada persona. Sólo así se puede saber en qué rango se puede forzar a cada individuo.

    Es muy importante que el deportista beba agua o líquido porque si va a estar en una sesión de 20 minutos moviendo tantos músculos al mismo tiempo, esto desgasta mucho.

    MITO: No necesitas estar en forma, cualquiera lo puede hacer.

    Te permite dar un paso por delante de la intensidad que sientes que eres capaz de hacer.

    Este entrenamiento se hace más efectivo cuando se combina con un trabajo en el gimnasio, running, natación, Pilates o cualquier actividad física o deportiva. Así, además, evitaremos lesiones ya que la electroestimulación nos ayuda a entrenar el músculo de un modo más profundo y a acelerar su evolución, pero con el trabajo convencional se consigue mayor volumen. Logramos un mayor resultado si mezclamos ambas técnicas.

    Y tu… ¿Tienes 20 minutos?

    DSC_0095

Deja tu comentario

Cancel reply
Share This