• COMO DEJAR DE FUMAR SIN MIEDO A GANAR PESO

    COMO DEJAR DE FUMAR SIN MIEDO A GANAR PESO

    Dejar el hábito de fumar suele estar asociado con ganar peso. Pero es posible evitar engordarse siguiendo una estrategia de dieta y ejercicio.

    Si fumas, la mejor decisión que puedes tomar de cara a conservar una buena salud es dejar de fumar. El consumo de tabaco se asocia a numerosas enfermedades, no sólo al cáncer de pulmón.
    También incrementa el riesgo de padecer cáncer de garganta, laringe, faringe, esófago, páncreas, bufeta, riñón o cérvix, según el Instituto Nacional del Cáncer en los Estados Unidos.

    Fumar está relacionado con las enfermedades cardiovasculares, con algunas relacionadas con la vista, e incluso con fracturas óseas. Sabiendo lo malo que es fumar, seguro que más de uno se habrá planteado abandonar este hábito. Muchas personas, incluso conociendo todas sus consecuencias, desisten porque piensan que pueden engordarse al dejar de fumar.

    dejar_de_fumar

    Si bien es cierto que dejar el tabaco puede incrementar el peso corporal, en realidad, se ganan entre 3 y 4 quilos que se pueden perder posteriormente controlando la dieta y haciendo ejercicio físico. Además, si se valoran los beneficios que se obtienen (mejorar la salud, menor riesgo de muerte, mejorar el aliento, aumento de la capacidad pulmonar, mejor sabor, aspecto de la piel,…), estos quilos ganados no tendrían que suponer un problema.

    De todas formas, hay que saber que también es posible dejar de fumar sin engordarse. Sólo hace falta inclinarse por unos alimentos determinados y seguir ciertas rutinas.

    ¿Por qué se engorda al dejar de fumar?

    El tabaco activa el metabolismo. De hecho, fumar un paquete al día puede quemar hasta 250 calorías. Cuando no se consumen cigarros, el metabolismo se ralentiza, no se queman estas calorías y por eso se puede engordar. Además, dejar de fumar aumenta la adrenalina, y por lo tanto, la ansiedad. Si antes se recurría al tabaco para calmarla, cuando se deja el hábito de fumar, se sustituye por la comida.
    Dejar de fumar también actúa sobre las papilas gustativas y mejora el olfato, y esto hace que la comida tenga mejor gusto y se disfrute más. Resultado, quilos de más.
    Pero sabiendo todo esto, es posible diseñar un plan de choque para evitar engordarse.

    Diseñando una estrategia.

    dejar-fumar-deporte-boxeo

    Fijar una fecha en el calendario para dejar de fumar y, al menos dos semanas antes, empezar a comer más sano y a hacer ejercicio físico de forma regular. No se trata de restringir calorías ni de convertirse en un atleta, porque puede desmotivar y reducir la posibilidad de éxito. Simplemente se introducen pequeños cambios saludables. La fecha escogida variará según los hábitos de cada uno o sus compromisos sociales y laborales. No es conveniente dejar de fumar un día en el cual se tenga una reunión importante o una comida familiar. Los primeros 5 días son los más críticos. No hay que bajar la guardia cuando haya pasado un mes o dos, confiarse suele ser el primer paso para volver a fumar.

    No obsesionarse.

    En relación al peso corporal, no es bueno obsesionarse porque generará más ansiedad y más ganas de coger un cigarro. Hay que olvidarse de la báscula y seguir firme con el propósito de hacer ejercicio todas las semanas. Hay que seguir con los buenos hábitos alimenticios que en numerosas ocasiones se han comentado, como realizar 5 o 6 comidas, cenar ligero para no entorpecer el sueño.

    Cuando dejas de fumar, es interesante revisar todas las técnicas que pueden ayudar a reducir la ansiedad. De esta forma, también se evitará ganar peso. Es el caso del yoga o la meditación. Meditar y controlar la respiración tiene beneficios importantes en todo el organismo, tranquiliza y se adquiere más claridad mental. Hasta puede ayudar a adelgazar, porque reduce los niveles de cortisol, una hormona relacionada con la obesidad. Cualquier otra técnica de relajación podrá ayudar a reducir el ansia por fumar.

    meditate

    Por último, y teniendo en cuenta que el objetivo final es dejar de fumar, si después de un tiempo no se puede dejar el hábito de fumar, existen los sustitutos de nicotina para reducir el ansia.

1Comment
  • Publicado pormontse alvarez on 08/07/2015 at 21:32

    gracias por los consejos, en ello estamos, dejando el mal abito y perdiendo peso

    Reply

Deja tu comentario

Cancel reply
Share This